lunes, 5 de marzo de 2012

Tánger: la vida en la medina

Hoy en día Tánger se ha convertido en una ciudad moderna y dinámica. Su centro económico y financiero es la plaza más importante de Marruecos después de la poderosa Casablanca y en torno a él se han ido desarrollando barrios residenciales modernos tan asépticos como los de cualquier ciudad europea. Las calles son amplias, las aceras están bien pavimentadas y en el asfalto la circulación es fluida, incluso ordenada para tratarse de Marruecos. 

Sin embargo, frente al puerto, entre los muros de la medina aún persiste una forma de vida mucho más tradicional y extremadamente diferente a la del resto de la ciudad. Mientras los tangerinos con posibilidades se iban desplazando a los barrios del extrarradio, los más pobres y sobre todo los inmigrantes que atrajo la ciudad desde el interior del país ocupaban las casas pequeñas e incómodas de la ciudad vieja. La complicada logística de sus intrincados callejones y el ajetreo de las cuestas contrasta con la tranquilidad y comodidad de los nuevos barrios.

Vendedora de hierbabuena para el té marroquí
















Y aquí las hojas de hierbabuena dentro del vaso


















El contraste es muy acusado y se palpa a primera vista. Pequeños y rudimentarios establecimientos familiares por restaurantes de comida rápida y sofisticados cafés con wifi. Carromatos que aprovechan el impulso de las cuestas hacia abajo para riesgo de los transeúntes por taxis Dacia y camiones y furgonetas. Mercados al aire libre por tiendas de ultramarinos con alimentos envasados. En definitiva, el futuro por el pasado.

El transporte es duro en la medina

















Las diferencias alcanzan incluso a la indumentaria. Mientras que las chicas de la zona nueva visten ropa occidental complementada (y a veces ya ni eso) con pañuelos fashion para cubrir la cabeza, en la medina siguen muy presentes las prendas tradicionales. Como todo lo que tiene que ver con la mentalidad, las cosas cambian poco a poco. Eso sí, la gran mayoría de la población masculina de uno y otro lado sí que ha adoptado ya la vestimenta occidental.

La vestimenta cambia generación a generación

















La vida en la medina puede verse a través de sus elementos más distintivos. La mañana comienza yendo al horno a por pan para el desayuno y por agua a la fuente. Por cierto, el pan marroquí, plano y redondo, está buenísimo, ya sea con mermelada o con una tortilla francesa.

Horneando pan a primera hora (visto desde la calle)
















La chimenea del horno, un tanto quemada
















La primera tarea de la mañana















Fuente en una pequeña plaza de la medina




















La religión está presente en casi todo y, por supuesto, en las escuelas se enseña la ley islámica. Los niños y niñas estudian separados y suben hacia lo más alto de la colina con sus uniformes azules, en grupos o acompañados por sus padres. Por su parte, los minaretes de las mezquitas dominan la colina de la medina y reúnen a los musulmanes varones en los rezos colectivos.

La escuela femenina de la kasbah de Tánger








Cosas que dan miedo cuando una va a clase
























La Gran Mezquita es la más importante de Tánger
Una de las cuatro mezquitas de la medina



































Por último y no menos importante están los hammams, baños turcos árabes que tradicionalmente constituían el núcleo de la vida social en Marruecos y que se resisten a perder importancia dentro del estilo de vida marroquí. Normalmente abren a horas distintas para hombres y para mujeres, aunque algunos son sólo para uno de los dos sexos. 

Hammam y cómo no, una parabólica







Entrada a un hammam en la medina de Tánger



























No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada